2 de diciembre de 2011

Cada ciudad puede ser otra


Cada ciudad puede ser otra
cuando el amor la transfigura.
Cada ciudad puede ser tantas
como amorosos la recorren.

El amor pasa por los parques,
casi sin verlos, amándolos
entre la fiesta de los pájaros
y la homilía de los pinos.

Cada ciudad puede ser otra
cuando el amor pinta los muros;
y de los rostros que atardecen,
uno, es el rostro del amor

Y el amor viene y va, y regresa;
y la ciudad es el testigo
de sus abrazos y crepúsculos,
de sus bonanzas y aguaceros.

Y si el amor se va y no vuelve,
la ciudad carga con su otoño,
ya que le quedan sólo el duelo
y las estatuas del amor.

                                      Mario Benedetti

Fraternalmente,

2 comentarios:

  1. Na cidade assim como em todas as outras coisas tudo muda e se transforma.
    O abraço sela e anima o amor.
    O pássaro pinta o céu de azul.
    A chuva lava a terra fazendo-a reviver....

    ResponderEliminar
  2. Es que el amor todo lo transforma.
    ¡AY Benedetti !
    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.