16 de diciembre de 2011

Diciembre

¡Paz y bien!

Este es el mes de la expectativa de la venida del Señor Jesús.

Es Cristo el que ha de venir y ha de venir para salvarnos; somos nosotros los beneficiados con su venida.

Ese Cristo que es nuestro hermano, primogénito de todos los predestinados, como lo llama San Pablo; nuestro hermano que debe comprendernos y ayudarnos.

Ese Cristo que es nuestro amigo, que recibe todas nuestras confidencias y en el que podemos volcar todas nuestras angustias.

Ese Cristo que es nuestro compañero de trabajo, pues lo tenemos junto a nosotros en todos los momentos de nuestros días y en todas nuestras actuaciones.

Ese Cristo que es nuestro redentor, por cuya muerte nosotros tenemos vida: la vida de la gracia.

Ese Cristo que es nuestro salvador, que nos liberó de la muerte de la condenación y de la muerte del pecado, de la esclavitud de nuestras propias pasiones.

Ese Cristo que es nuestro Dios, a quien le debemos adoración profunda y amor sin límites.

Ese es el Cristo que tiene que venir y para cuya venida nos estamos preparando durante este tiempo de Adviento que es el mes de diciembre.

Que también este año se pueda cantar Gloria a Dios en los cielos y paz a los hombres en la tierra.

Fraternalmente, 




__
Imagen: Belen Bíblico Monumental - Diputación de Valladolid 2008

2 comentarios:

  1. Felizes os que acreditam e amam de todo o coração Jesus - Filho de Deus Altíssimo.

    ResponderEliminar
  2. Ojala que que ese canto pudiera extenderse por todos los rincones de la tierra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.