26 de diciembre de 2011

Heme aquí

Paz y bien!
«Heme aquí. En su Nombre ¡oh Dios! te digo esto. Heme aquí para hacer tu voluntad. Y con El yo, María y José, mi esposo. Aquí están tus siervos, Señor. Que siempre hagamos a cada momento, en cualquier cosa, tu voluntad, para gloria tuya y por amor tuyo» (1)
Cuando la Virgen oraba al Padre de los cielos, teniendo a Jesús en sus brazos, le ofrecería aquel su Hijo recién nacido y con El ofrecía absolutamente todo, pues para ella su Hijo Jesús era el todo de su vida.

Cuando nosotros nos ofrezcamos a Dios, no nos reservemos nada para nosotros, no limitemos nuestra entrega; no apartemos de nuestra entrega ni nuestras cualidades, ni nuestros talentos y habilidades, ni nuestro tiempo, ni nuestro dinero, ni nuestro entusiasmo.

Fraternalmente,




____
(1) El Hombre Dios - Revelaciones a María Valtorta, pág. 156, tomo 1.  Me ayudó como siempre Alfonso Milagro cmf


2 comentarios:

  1. "Señor ayúdame a permanecer Fiel a Tí, tanto en la tristeza como en la alegría. Siempre Señor".

    Amigo me gusta mucho leerte.
    Un abrazo.
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.