8 de diciembre de 2011

María, la que no tuvo mancha

Nadie tan delicado en todas su cosas como la Virgen Inmaculada; ella no tuvo nunca ni la menor mancha o sospecha de pecado, ni aún de imperfección alguna por pequeña que se le quiera suponer.

El poder de Dios en su infinita virtualidad quiso manifestarse elevando a la humana naturaleza de María al mayor grado de santidad que una criatura puede alcanzar. María, la que no tuvo Mancha, jamás se vio privada del pensamiento de Dios, de su cercanía, de su amor, de su luz, de su sabiduría.

En la Virgen Inmaculada todo es luz, todo claridad, todo resplandor, toda ella es virtud, toda santidad, toda limpieza y brillo a los ojos de Dios y de los hombres.

El pueblo cristiano la nombra: la Inmaculada, la Purísima, porque quiere expresar con esas palabras que la Virgen María tuvo una realidad teológica por las que se vio libre de todo pecado, pero también una realidad muy positiva: María, en su primer instante de vida fue absorbida por la gracia de Dios, que de tal manera la llenó, que ahora puede conseguirnos a nosotros es misma gracia.

Fraternalmente,




____
Imagen: réplica de Inmaculada (1628) obra de Pedro Pablo Rubens (1577-1640)

6 comentarios:

  1. Gracias Claudio.
    Feliz día de la Virgen Inmaculada.

    ResponderEliminar
  2. Maria: Prenda de salvación para toda la humanidad. Que cada fiesta de Ella, aumente nuestro amor y entrega. Unidos en ella. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias feliz dia de la Inmaculada unidos en oración que ella te guarde y te bendiga

    ResponderEliminar
  4. María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti !.

    Feliz día de la Madre Inmaculada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.