27 de diciembre de 2010

Ver y creer

Paz y bien en el Señor Jesús y en su Santísima Madre!

Hoy, la liturgia celebra la fiesta de san Juan, apóstol y evangelista, modelo de discípulo y de todo verdadero teólogo. Santa Teresa-Benedicta de la Cruz sobre el Apóstol dice: Nadie ha contemplado tan profundamente los abismos escondidos de la vida divina como él. Por eso él proclama solemnemente y secretamente... el misterio del eterno nacimiento del Verbo divino. El experimentó las luchas del Señor tan de cerca como sólo lo puede hacer un alma que ama esponsalmente... Cuidadosamente ha guardado y nos ha transmitido testimonios en los cuales el Redentor confesó su divinidad, frente a amigos y enemigos... Por él sabemos qué parte nos corresponde en la vida de Cristo y en la vida del Dios Trinitario...

Desde la experiencia fundamental, auténtica actualización de Pentecostés en nuestras vidas, comenzamos a sentirnos discípulos de Jesús. Aún sabiendo que de Dios es la iniciativa, igual hay que desearlo en las profundidades del corazón. Después ya no hay alternativas, como dice el Apóstol San Juan, hay que vivir como vivió el Señor. Esto significa que hay muchas cosas indispensables que jamás pueden dejarse de lado.

Los Apóstoles escucharon el mensaje y lo retransmitieron a la Iglesia: Jesús la luz, vino al mundo para que todo el que crea en Él no siga en las tinieblas (Jn 12, 46). Por eso, estar en comunión con el Señor, es creerle para no caminar en la oscuridad. No podemos decir que pertenecemos a Cristo, si no tenemos su mente y nos siguen atrayendo las cosas del mundo.

Nada hizo Jesús en su vida por cuenta suya. Será obediente hasta la muerte, y es esta obediencia perfecta al Padre, la que determinó que éste lo hiciera Señor y Cristo y le otorga la plenitud del Espíritu Santo prometido, para que Jesús diera cumplimiento a la promesa del Padre y lo derramara sobre todos (Jl 3, 1). Por la obediencia de Jesús, una muchedumbre fue constituida sana y santa.

La misión que nos encomendó el Señor es crecer en comunidad, sin pretender nada más que servir a los demás, aceptar a los hermanos como son, dando testimonio de vida siendo prenda de paz y unión. Si no obramos con caridad, de nada sirven nuestras acciones, por más buenas que sean. Pero también hay que tener en cuenta que ese amor, es el que plantea Pablo a los Corintios. Esto no es fácil, pero si logramos crecer en ese amor, todos nos conocerán como discípulos del Señor.

Confiados en el testimonio de los Apóstoles, nosotros nos vemos movidos en cada Navidad a ver y creer. Con todo, el corazón ardiente, lleno de celo, rebosante de amor de Juan, es lo que le lleva a correr y a avanzarse, en una clara invitación a que nosotros vivamos igualmente nuestra fe con este deseo tan ardiente de encontrar y servir al Resucitado.

Fraternalmente,

8 comentarios:

  1. Me ha parecido su entrada maravillosa.
    Me ha acercado un poquito más al Señor y ha logrado que mi alma se quiera unir mucho más a Él.

    Soy una enamorada de las Teresas, entre ellas está Benedicta de la Cruz.

    Muchas gracias.

    Feliz Navidad en el Niño Dios.

    ResponderEliminar
  2. Capuchino..¡Gloria a Dios!
    Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  3. Que el discípulo amado nos enseñe a amar al Amado.
    Feliz navidad.
    Te invito a mi blog.

    ResponderEliminar
  4. Silverio, que asi sea. con el auxilio y unción del Espíritu Santo!
    Un fuerte abrazo. Feliz Navidad!
    Claudio/CSP

    ResponderEliminar
  5. Gracias por este compartir de hoy en la oración de esta mañana oraba este evangelio sentia que señor me enseñaba a contemplarle a tan solo mirarle y creer y es lo unico necesario para contemplar al señor he de mantener la mirada puesta solo en ÉL cuando dejamos de mirarle y creer es cuando caemos pidamos al señor que nos conceda su gracias de tener siempre la mirada en ÉL unidos en oración y unabrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  6. Lourdes, la canción «Hacemos hoy» dice en su estribillo:
    cuidaré mis ojos,
    cuidaré mis manos,
    cuidaré mi corazón
    de todo lo malo,
    no le quiero fallar jamás!

    Unidos en oración.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Señor, que vea, que vea!....
    Feliz Navidad! Próspero 2011.
    Saludos cordiales desde Paraguay..

    ResponderEliminar
  8. Magda, feliz estoy que pases por aquí. Que el Señor te bendiga.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.