1 de diciembre de 2010

Saber sufrir

Saber sufrir
y tener el alma recia y curtida
es lo que importa saber;
la ciencia del padecer
es la ciencia de la vida.

No hay como saber sufrir
con entereza el dolor,
para saber combatir;
que el dolor es
la mejor enseñanza del vivir.

El ayuda con su mano
las empresas duraderas
del vivir fecundo y sano;
El sabe aventar del grano
la suciedad de las eras.

Por eso, Dios y Señor,
porque por amor me hieres,
porque, con inmenso amor,
pruebas con mayor dolor
a las almas que más quieres.

Por tu bondad y tu amor,
porque lo mandas y quieres,
porque es tuyo mi dolor,
¡bendita sea, Señor, la mano con que me hieres!

José M. Pemán


Cordialmente,

Claudio

1 comentario:

  1. Hola Claudio, preciosa la poesía.
    Comparto contigo este versículo que mucho me ayuda:

    Y me ha dicho: Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona
    en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré mas bien en mis
    debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.
    2Co 12:9

    Un abrazo fraterno

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.