20 de diciembre de 2010

Dios busca su mamá

Paz y bien en el Señor Jesús y en su Santísima Madre!

Llegó la hora. Dios quiere entrar en este mundo, hacerse hombre y busca una Madre. Pablo llama a esta hora, «la plenitud de los tiempos». Dios busca Madre; la hace y la elige. Solo Él pudo hacerlo, Dios quiso ser hombre, como todos.

Nació de mujer. Incluso ya tenía previsto su nombre: MARIA; la hizo pura y simple, llena de gracia, toda hermosa, llena de luz. Que pudiera mirarla sin cansarse, escucharla con gozo y alegría, admirarla como obra de sus manos, hecha amor.

Por eso envió un ángel, un mensajero para comunicar su elección.
«Dios te salve, llena de gracia, agraciada»
«Pero, ¿qué es ésto? Si parece un mensajero del cielo»
«Si, María, mensajero de Dios, soy, te traigo un mensaje muy grande: serás madre»
«¿Madre yo? Pero si..»
Quizás en ese momento te preguntaste: «¿Y ahora qué? No pediste un plazo para pensar, para reflexionar, unos días para consultar. La mayoría habría dicho: «Por favor, Señor, déjame pensarlo, hablar con mis padres, con mi prometido, con alguna amiga de confianza...»

No había tiempo para eso. Supiste escoger. Supiste decidirte. Por eso te llamamos «bendita entre las mujeres»; tu vida fue así, vida para tí y para todos nosotros...

El ángel se explica:
«Tu hijo será grande, hijo de David. Le llamarán Hijo del Altísimo. Le pondrás por nombre Jesús, porque salvará a su pueblo»
«¿Cómo sera eso?
«Será obra del Espíritu y de su Poder»
«Pues, si El quiere, que así sea. Yo no soy más que una pobre servidora.»
Al dar su SI María, se abre un nuevo camino, una encrucijada en la historia. En esta encrucijada está ella. Su SI es punto de convergencia del amor de Dios y de la humanidad caída. La promesas se cumplen, la esperanza renace. A la puerta esta la salvación; a la puerta, la luz que asoma; a la puerta, la paz y alegría.

Tu, María, eres la puerta que les da paso. Tu, la puerta por donde entramos los pobres hijos de Eva. Puerta del cielo te llamamos. Y todo porque dijiste SI, el SI que cambió el rumbo de la historia, que hizo llegar la plenitud de los tiempos.

Quisiera, María, como tú, oír la voz de Dios y escucharla, decir siempre SI, ser servidor humilde del Señor. Como tú, como el hijo que llevas en tus entrañas. Llevar yo en mi corazón al Hijo del Altísimo, ser templo, sagrario precioso. Vivir siempre en su compañía. Pero me pregunto ¿Será esto posible? Dime que si, María. Dime lo que el ángel te dijo a tí: para Dios no hay nada imposible.

Que la luz de la salvación me ilumine, que llene mi vida de gozo y alegría, como llenó la suya, aún en los momentos de dolor, de luchas y dificultades.

Fraternalmente,

Claudio

7 comentarios:

  1. ¡Qué bonito! ¿Cómo no ver en María un ejemplo extraordinario?

    ResponderEliminar
  2. Para que aprendamos a amar a Tu Hijo,como Tú, sin tantas complicaciones.
    Santa María
    ruega por nosotros.

    ResponderEliminar
  3. gracias por este compartir me ha gustado gracias la imagen de la virgen es hermosa es mi preferida me dice mucho de María aban donada en las mano de su Señor y sus hermosas palabra he aquí su esclava que ella nos ayude a cumplir en todo momento la voluntad de Dios en nuestras vida unidos en oración y un abrazo muy fuerte en Cristo jesús

    ResponderEliminar
  4. Rafael, es cierto. Solo que nosotros en nuestra vida tan rebuscada y apresurada no la buscamos como modelo y no nos preocupamos en descubrirla como modelo de santidad.
    Un fuerte abrazo,
    Claudio

    ResponderEliminar
  5. Alicia, que sepamos abandonarnos a sus brazos de Madre; yo, a descubrirla, a conocerla... ruega por nosotros Santa Madre de Dios para para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.
    MI abrazo en el Señor
    Claudio

    ResponderEliminar
  6. Lourdes, la imagen me produce los mismos sentimientos de abandono en el Todopoderoso que a vos.
    Con el corazón
    Claudio

    ResponderEliminar
  7. CLAUDIO,ME ENCANTO ESTE ARTICULO,Y MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIR MI FELICIDAD,REALMENTE UN TIEMPO MARAVILLOSO ME ESTA REGALANDO DIOS,SUS REGALOS SOLO SON AMOR Y ESO ES LO QUE HE ESTADO RECIBIENDO,HASTA LA VISITA DE UN AMIGO DE JARDIN DE INFANTES QUE HACE MUCHISIMO NO VEIA,DESDE LA SECUNDARIA ,NO SABES LO FELIZ QUE ESTOY...UNIDA MAS QUE NUNCA A TODOS MIS AMIGOS NUEVOS QUE SON UDS.SOMOS UNO EN CRISTO JESUS!!!BENDICIONES.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.