19 de diciembre de 2010

La vocación de José

Paz y bien en el Señor Jesús y en su Santísima Madre!

4º domingo de adviento - Ciclo A - Mateo 1, 18-24
«José, descendiente de David, no temas llevar a tu casa a María, tu esposa, porque la criatura que espera es obra del Espíritu Santo. Y dará a luz un hijo, al que pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados» (Mt 1, 20-21)
José era un hombre justo, bueno, cercano a Dios. Por eso Dios quiso pedirle más. Dios siempre habla con los hombres pidiéndoles su colaboración, para apoyarse en ellos. Así habló con Abrahán, con Moisés y los Profetas. También cuenta con nosotros para realizar sus maravillas entre los hombres, y en nosotros. En el juego divino de la entrega es como si Dios pidiera una mano, y cuando se le ha dado, pide el brazo, y si se le da, pide la vida entera. Dios a quien más ama más le pide, para poderle dar más. Pero esto puede dar miedo.

En toda vocación hay un ángel, alguien que nos habla de parte de Dios con sus palabras o con su ejemplo. Y ante la voz de Dios surge el temor. Porque en la entrega de uno mismo parece que algo se pierde, algo hay que romper. Quizá el amor propio, la propia seguridad, el proyecto personal de futuro. Miedo, además, ante la fuerza y el proyecto de Dios, que nos sobrepasa.

José teme por eso; teme perder a su esposa, a quien más ama, pues intuye que Dios ha hecho obras grandes en ella, y prefiere desaparecer de la escena. Ante lo sobrenatural tiene miedo. Pero el ángel le tranquiliza: le habla de su vocación, del porqué y del para qué de su vida. Tiene que ser San José. Y su misión consiste en cuidar del Mesías y de su Madre.

No hemos de tener miedo a ser santos, si es el mismo Dios quien nos lo plantea. Podemos serlo con la gracia del bautismo, y con la gracia de la vocación particular si la hemos recibido. Lo que se necesita es poner de nuestra parte toda nuestra libertad, nuestras energías, toda nuestra vida; ser fieles.

Cuando yo no entienda los planes divinos, iré a la oración a preguntarte. Y tarde o temprano Tú me enviarás un ángel (como a José, como a María recogida en oración, como a Jesús en su oración en el huerto), que también me dirá: No temas.

Fraternalmente,

Claudio


_________________
Jesús Martínez García - Selección de Obras

8 comentarios:

  1. gracias por tu compartir sabe yo también me que con la persona de José hoy el evangelio destaca su cualidades pero también nos muestra un desición y como Dios tien sus medio para cambiar nuestros planes para hecer da nosotros su proyecto de amor y como José se abre a es plan de Dios que el Señor nos conceda su Espíritu para saber discernir lo que Él quiere de nosotros unidos en oración y un abrazo fraterno

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones por el blog, una belleza de diseño y contenido.
    Saludos invocando a Cristo!

    ResponderEliminar
  3. José es la entrega absoluta a Dios, humildad de amor...
    Unidos en oración Lourdes
    Claudio

    ResponderEliminar
  4. Hermano Mario, gracias por pasar. Solo a Él sea la gloria, por siempre.
    Fraternalmente,
    Claudio

    ResponderEliminar
  5. Pidamos que nuestro corazón entre en la sencillez de San José y nada impida que el Señor se manifieste en nuestras vidas.

    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  6. Feliz semana Capuchino. Que Dios vuelva su rostro sobre ti y te de la paz.
    Claudio

    ResponderEliminar
  7. Amigo qué maravilloso sería tener la humildad de José y dejar pasar la Luz de Dios aunque no se nos vea.
    Un abrazo y Feliz Semana navideña.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.