30 de diciembre de 2010

¿Dónde termina la misión?

Paz y bien en el Señor Jesús y en su Santísima Madre!

Dentro del plan de salvación, están incluidos los planes individuales que, para cada uno de los hombres, Dios Padre tiene preparado desde la eternidad. Conocer la misión que El nos tiene reservada y definir donde finaliza es permanente inquietud de quienes responden afirmativamente al llamado de Dios.

Confundir el camino puede hacernos perder; un horario equivocado, hacernos llegar tarde o no alcanzar un objetivo; no saber donde queda concluido algo, puede generar conclusiones falsas y consecuencias no deseadas; de la misma manera, en el cumplimiento de la misión que el Señor nos encomendó, deber tener claro donde culmina, para que no nos quede sin final, inconclusa.

Si lo primero es anunciar al Señor, su amor, su salvación, lo que sigue es acompañar aquella nueva vida que nade del Espíritu, hasta que alcance la madurez y movilidad propia. Un buen nacimiento no basta; se requiere de un muy buen trabajo pastoral posterior.

Así como mal presentado el «kerygma» ocasionará graves deformaciones para el crecimiento en la fe, lo mismo podemos esperar si descuidamos la labor pastoral. Cimientos buenos permiten construir bien, pero además hay que construir bien. Malos cimientos no permiten una buena construccón; pero aún siendo buenas las bases, si lo que levantamos es defectuoso o lo abandonamos, nada bueno quedará.

Por todo el mundo, la Santa Iglesia Católica esta siendo renovada en sus carismas por el poder del Espíritu Santo, Seminarios de Vida, Retiros Ignacianos, Convivencias con Dios, Cursillos y tantos otros... y así cada vez más personas experimentan el amor del Señor. Entonces, si no seguimos sosteniendo el crecimiento, seguramente, los frutos recibidos serán flores y se morirán sin remedio.

Si todos los profesionales de las ciencias actualizan su saber con encuentros, congresos, investigación... ¿por que en el área espiritual nos contentamos solamente con algunos conocimientos? Nuestra Iglesia es rica en sabiduría, pródiga en enseñanzas y por sobre todo une a la diversidad en un mismo y solo Espíritu.

Y esto sirve también para todos los blogueros católicos y cristianos no católicos, aquellos que yo llamo «apóstoles 2.0.» quienes están en la prédica constante, en el aliciente permanente para que, aquellos que buscan, encuentren el camino de la Luz. Somos testigos de la obra del Señor, quien derrama su gracia en abundancia incalculable. No desperdiciemos sus bendiciones y pongamos nuestros talentos a trabajar.

La misión termina, cuando los nacidos de nuevo, se convierten en misioneros, fruto de una vida consagrada a Dios.

Fraternalmente,

6 comentarios:

  1. Me paso por aquí para desearte una felicísimo año 2011.

    Que el Señor visite cada día este blog en este año que entra.

    ResponderEliminar
  2. Muchas Bendiciones, para éste año nuevo que se inicia...
    FELICIDADES!!
    Saludos cordiales desde Paraguay

    ResponderEliminar
  3. Hoy tu entrada me levanta el ánimo, desde mi rinconcito solo hablo de lo que vivo, de lo que siento y pienso y al final siempre hay una constante en todo lo que escribo.... Nuestro Señor siempre esta allí, vino de repente al blog y quiso quedarse y yo no puedo dejar de hablar de su Amor... como tu dices, "Somos testigos de la obra del Señor, quien derrama su gracia en abundancia incalculable. No desperdiciemos sus bendiciones y pongamos nuestros talentos a trabajar".
    Yo no soy nada, se de mi cortedad pero le pido a Dios cada día que me diga como hacerlo, que me ayude a ser un pequeño, pequeñisimo reflejo de su luz. Muchas gracias !

    ResponderEliminar
  4. Capuchino, que alegría tu visita. Gracias por tus deseos... el Señor derrame sobre vos toda su Luz, vuelva su rostro y te conceda paz.Feliz 2011!

    Magda, Muchas felicidades para el año que se viene. Que el Señor siga bendiciendo tu apostolado para alabanza y gloria de su nombre! Feliz 2011!

    Visi, ¡Gloria a Dios! Nada hacemos por cuenta nuestra... como dice una canción que publiqué hace un tiempieto, «le he prestado la mano a Jesús, el quería escribir de su luz...»
    En tu rincón existe amor, mucho amor.
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Dios tiene un sueño en nosotros y ese sueño o plan de Dios se va haciendo realidad en la medida en que nosotros lo dejamos actuar a ÉL en nosotros lo importante no es cuando termina sino si lo estamos haciendo realidad gracias Claudioque dios te bendiga y muy unidos en oración vosotros también soy parte de mi vida graciaspor me siento hermanos de vosotros

    ResponderEliminar
  6. Lourdes, gracias a vos, por tu constancia, por tanto amor derramado. Unidos en oración.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.