30 de octubre de 2010

Nuestra Señora de los Remedios

Santísima Madre y Señora nuestra de los Remedios!
Vos que fuiste simbolizada en el misterioso árbol de la vida,
como que habías de ser la Madre de Jesús Redentor
y Autor de nuestra vida divina, y sois la medianera excelsa
por donde recibimos todos los frutos y favores de nuestra redención,
miradnos con piedad, como verdaderos hijos vuestros,
y sed para nosotros el remedio y la salud de nuestra vida.

De la vida espiritual, para que auxiliados bajo vuestro amparo
podamos vivir en caridad perfecta emulando vuestras virtudes
y aspirando a la perfección de nuestro estado,
que nos asegure la dicha de glorificar a Dios eternamente en vuestra compañía.
De nuestra vida espiritual para que, firmes en la fe
y con toda la energía de nuestra naturaleza podamos servir a Nuestro Señor Jesús
y a Vos con mayor fecundidad y eficacia.

Divina Señora y Reina nuestra, rendidamente afectuosos y devotos
os ofrecemos y consagramos esta nuestra salud espiritual,
para que séais en todo tiempo el divino remedio de nuestras
necesidades y aflicciones, enfermedades y fatigas,
y nos dirijáis a todos por el camino de la vida
hasta llegar a la Patria donde os alabaremos por los siglos de los siglos. Amen

Fraternalmente,

Claudio


Patrona de las Enfermeras Argentinas. Imagen la Virgen de los Remedios venerada en México y de la imagen que está en la capilla del Hospital Regional Dr. Enrique Vera Barros de la Ciudad de La Rioja, Argentina.

1 comentario:

  1. Gracias, que el Señor te bendiga siempre y maria nuestra madre te acompañe siempre Gracias por su aporte en el blog me gusto mucho unidos en oración y un abrazo en Cristo Jesúa

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.