22 de octubre de 2010

Le he prestado la mano a Jesús

Paz y bien en el Señor Jesús y en su Santísima Madre!

Le he prestado la mano a Jesús, el quería escribir de su luz
y es por eso me olvido de mi y lo dejo que escriba,
me hago a un lado y lo dejo seguir, es hermoso mirarlo escribir
y me niego a mi mismo y conviene que guarde silencio

Porque puedo aprender de las cosas que tiene sentido
y nos sirven de mucha experiencia que uno a vivido
¡Oh Señor! pon tu letra en tu son, pon tus dichos en esta canción
Hace falta escucharte otra vez, para sentirse vivo

Y me sigo dejando llevar, no querría que hubiese un final
y es que cada palabra que escribe me llena la vida
el Jesús que una vez conocí, se ha quedó conmigo a vivir
yo no cambio por nada del mudo esta gran alegría

Porque puedo aprender de las cosas que tiene sentido
y nos sirven de mucha experiencia que uno a vivido
¡Oh Señor! pon tu letra en tu son, pon tus dichos en esta canción
Hace falta escucharte otra vez, para sentirse vivo..!


Fraternalmente,

Claudio

4 comentarios:

  1. Que el Señor te bendiga siempre hermoso compartir que el Señor nos conceda ser esos verdaderos instrumento de su amor que Él pueda utilizarno como Él quiera y poner y queitar lo que el señor quiera unidos en oración un abrazo fraterno gracias mil gracias

    ResponderEliminar
  2. Hola Claudio,
    prestarle al Señor mis manos, dejarme llevar por él... es algo que estoy aprendiendo a hacer últimamente; pero he de reconocer que me cuesta. Me cuesta porque a veces mi fe flaquea y me invade la desesperanza; me cuesta porque no comprendo cual es la voluntad del Señor ¿qué es lo que espera de mí?
    Pero a pesar de no terminar de desocupar mis manos para entregarselas a Jesús, cada vez que oro me invade un sentimiento de paz y alegría que me ayuda y me levanta las veces que hagan falta.
    Muchas gracias por esta preciosa entrada.
    Un abrazo en el Señor.

    ResponderEliminar
  3. Lourdes, que el Señor nos permita ser sus instrumentos.
    Ana Belén, el Señor bendice la intensiones. Así se lo dijo al profeta Daniel; el sol aún no se ha puesto por última vez.
    Fraternalmente,
    Claudio

    ResponderEliminar
  4. TE QUIERO MUCHO HNO CLAUDIO,HERMOSAS PALABRAS...GRACIAS POR ENTENDERME,A VECES CREO ESTAR LOCA.ESTOY VIVIENDO UN TIEMPO INCREIBLE,SOLO QUIERO CUMPLIR CON MI MISION EN ESTE MUNDO Y MORAR JUNTO A EL...PERO LA MIES ES MUCHA Y POCOS LOS OBREROS...A CAMINAR SIN DETENERNOS,PRESTANDO NUESTRAS MANOS Y DEJANDO QUE NUESTRAS ALMAS SE LLENEN DE DIOS PARA LUEGO VACIARNOS SOBRE LOS MAS NECESITADOS...QUE EL MANTO DE MARIA ESTE SOBRE TI...
    UN ABRAZO ANGELINA

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.