6 de octubre de 2010

Inclinaciones opuestas - 2

Paz y bien en el Señor Jesús y en su Santísima Madre!
La naturaleza se preocupa de su comodidad y calcula que ventaja puede sacar a los demás. La gracia en vez, considera atentamente lo que aprovecha a muchos y no lo que es útil o conveniente para ella.

La naturaleza recibe gustosa los honores y las reverencias mientras que la gracia, con toda fidelidad,a tribuye a Dios todo honor y toda gloria.

La naturaleza teme la confusión y el desprecio y la gracia se alegra de «sufrir por el Nombre de Jesús» (Hch 5, 41)

La naturaleza prefiere el ocio y el descanso corporal, la gracia -en vez- no puede estar inactiva y con agrado se entrega al trabajo.

La naturaleza busca poseer cosas raras y bellas y detesta las viles y groseras. La gracia, por su parte, se complace de lo que es simple y modesto, no desprecia las cosas ordinarias y se viste sin repugnancia de ropas viejas.
Que el Señor los bendiga,

Claudio

1 comentario:

  1. la naturaleza nos habla de Dios y de su grandeza la naturaleza descubre a lo ojos humano lo que es vivir en armonia y enprofundo contacto con Dios un abrazo y unidos en oración

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.