28 de octubre de 2010

Confianza en su fidelidad

Paz y bien en el Señor Jesús y en su Santísima Madre!
Confía tu suerte al Señor, y el te sostendrá. (Sal 55, 23)
Señor, ¿cuál es la mayor confianza que debo tener en esta vida? ¿Cuál mi mayor consuelo entre las cosas que se ven bajo el cielo? ¿Acaso no eres tú, Señor y Dios mío, cuyas misericordias no tienen límite? ¿Dónde me fue bien sin tí? O ¿cuándo me fue mal contigo?

Prefiero ser pobre por tí, que rico sin tí. Prefiero ser peregrino en esta tierra contigo, que poseer el cielo sin tí. Donde estás tú, hay cielo; y donde tu no estás, hay muerte e infierno. Tu eres mi anhelo y por eso no cesaré de orar, gemir y clamar en pos de tí.

En una palabra, no puede confiar plenamente en nadie con la absoluta seguridad de que me ayudará oportunamente en mis necesidades. Solo puedo esperar en tí, Dios mío.
Tu eres mi refugio, mi herencia en la tierra de los vivientes. (Sal 142, 6)
Y mi confianza, en todas las circunstancias tu eres el consolador más fiel.

Fraternalmente,

Claudio

1 comentario:

  1. Claudio, es una oración bellísima. Gracias por hacerla pública para que nos podamos unir aun los que tenemos una fe quebradiza. QDTB

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.