20 de febrero de 2013

Que la fe inspire la fe


La vida no es vivir un gran día; es vivir muchos pequeños días.

Dice la Biblia que Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza; esta afirmación está henchida de significado.

Esa imagen y semejanza de Dios deberá existir en todas y cada una de nuestras acciones exteriores e interiores, de tal forma que Dios mismo pueda reflejarse y contemplarse a Si mismo cuando se asome a la ventana de nuestro espíritu.

Cada acción del día de mañana deberá ser, pues, una semejanza a Dios.En cada una de ellas deberemos poder hallar un parecido de Dios por el que cuantos nos rodean puedan llegar a descubrir en nosotros a Dios.

Cada uno de nuestros actos deberá llevar un poco de la belleza de Dios, de la bondad de Dios, del amor de Dios. Así, más que vivir nosotros en el día de mañana, será Dios el que vivirá en nosotros.
Y ahora te seguimos de todo corazón, te tememos y buscamos tu rostro. No nos cubras de vergüenza, sino trátanos según tu benignidad y la abundancia de tu misericordia. Líbranos conforme a tus obras maravillosas, y da gloria a tu Nombre, Señor. (Daniel 3, 41-42)
Que tu fe, inspire la fe en quien no tiene fe.

Bendiciones, paz y bien


2 comentarios:

  1. Dios quiere que sea Feliz y para eso le encanta hablar conmigo porque me cuenta sus deseos y me manifiesta siempre su cariño....entonces cuando me lleno de su Amor puedo darlo al que tengo al lado...y me enseña sobre todo a ser libre en lo que haga, quiere que lo haga por amor no por obligacion ni por norma..porque haciendolo por amor es como me llena por dentro....y lo encuentro en mis soledades, ese amor siempre stá en el desierto.....

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.