18 de febrero de 2013

Hacer de la Palabra.. Vida


Si sos papá o mamá, seguro estás dispuesto a morir por tus propios hijos, es preferible sufrir uno mismo a que no sufran ellos, morir uno para que ellos vivan... es así, ¿verdad?

Hoy, en este mundo globalizado, en esta sociedad tan convulsionada, es mucho más fácil morir en un acto de heroísmo por salvar un hijo, que ir muriendo lentamente, día a día, minuto tras minuto, por ir formando a ese hijo o por ir formándome a mi mismo.

Ir dejando jirones de la vida en las noches largas sin sueño; en las horas de trabajo agotador, en las tardes solitarias atendiendo diariamente las obligaciones... eso no será llamativo, pero es más meritorio.

No derramar la sangre en tres minutos, sino ir dejando gota tras gota en cada acción que cumplimos, en cada victoria sobre uno mismo, en cada vencimiento de nuestro carácter o de nuestro temperamento, en la palabra de callamos o en la sonrisa que ofrecemos.

Eso es morir día a día, eso es ser héroe... desconocido, pero héroe.
El que oye la Palabra y no la practica, se parece a un hombre que se mira en el espejo, pero en seguida se va y se olvida de cómo es. (Sant. 1, 23-24)
No basta leer la Palabra, es preciso meditarla, pues así, solamente así, la tendremos presente y podremos mejorar los rumbos... solamente asi, haremos de la Palabra.. Vida.

Bendiciones, paz y bien.


2 comentarios:

  1. Un hermoso blog, felicidades.

    Le invito al mío por si le es de ayuda en su crecimiento espiritual.

    http://frasesdedios.blogspot.com.es/

    Feliz tiempo de Cuaresma. Un abrazo en la luz de Dios.

    ResponderEliminar
  2. Solo a El, el honor y la gloria, por siempre!

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.