27 de agosto de 2010

Senderos a la paz interior

¡Paz y bien en Cristo Jesús y en la Virgen María!
"Confía en Yavé sin reserva alguna; no te apoyes en tu inteligencia. En todas tus empresas tenle presente y el dirigirá todos tus pasos." (Pro. 3, 5)

"Que tus ojos miren de frente y tus párpados se dirijan derecho ante tí. Examina la senda en que pones tus pies. No te desvíes ni a la derecha, ni a la izquierda, aleja tus pasos del mal." (Pro. 4, 25-27)
Hijo, te conviene ignorar muchas cosas y estimarte como muerto sobre la tierra y como uno para el cual todo el mundo está crucificado. Hay muchas otras cosas, además, que debes escuchar con oídos de sordos; meditando, antes bien, sobre lo que más ayuda a aumentar la paz interior.

Es más fácil apartar la mirada de los asuntos que no gustan, dejando que cada cual siga su parecer, que meterse en porfiadas discusiones. Si tus relaciones con Dios son buenas y atienes a su criterio, te someterás con mayor facilidad a lo que él disponga.

Que el Señor los bendiga.

Claudio


Reflexión del día en La Imitación de Cristo.

1 comentario:

  1. Qué consejos tan preciosos y altos!
    Ha sido una gran alegría encontrarme con tu blog.
    Unidos en el Señor y en Maria Inmaculada.
    ;O)

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.