8 de febrero de 2011

Una plegaria al Señor

Señor amado con un infinito amor
decidiste que yo exista.
Me diste un lugar en este mundo
porque tu lo quisiste.

Y me llenaste de capacidades.
Así como soy,
tengo una belleza única
que tu valoras y aprecias.

Ayúdame a quererme,
a respetarme,
a reconocer mi valor,
aunque los demás no lo vean.

Dame libertad interior,
para no depender de la opinión ajena,
para dar lo mejor de mí,
sin esperar aplausos.

Dame tu fuerza divina
para que nada me derribe,
para seguir adelante
y desarrollar mis dones
con serena alegría,
con firme esperanza.
Amén.

Víctor Manuel Fernández

Paz y bien en el Señor Jesús y su Santísima Madre,

7 comentarios:

  1. Dame tu fuerza divina
    para que nada me derribe,
    para seguir adelante Gracias Claudio hermosa oración la he copiado que dios te page unidos en oración y un abrazo

    ResponderEliminar
  2. AMÉN.

    Dios te bendiga Amigo, preciosa la oración.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Ante oraciones como esta percibo aún más intensamente esa necesidad grande de sentir a Dios conmigo.
    Muchas gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Oh, Claudio me ha hecho muy bién tu entrada. Necesitaba una oración así. Un beso ¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. Dios nos conceda todo cuanto pides en la plegaria. Te pido disculpas por el exabrupto de ayer.
    El Señor te guarde.

    ResponderEliminar
  6. Me apunto a la petición. Hágase en mí también.

    ResponderEliminar
  7. ¡Gloria a Dios!
    Un fuerte abrazo a tod@s

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.