7 de febrero de 2011

Siempre hay faros en medio de la oscuridad


Paz y bien en el Señor Jesús y en su Santísima Madre,

La liturgia de hoy nos propone contemplar la fe de tantísimas personas en el Señor. Dice la palabra, lo reconocieron y agrega más adelante que en cuanta ciudad entraba, eran cientos los que acudían a Él para ser sanados de cuerpo y alma. Reconocerlo en cada viaje que hacía a todas las regiones como Señor de la Vida. Jesús, una luz en medio de la oscuridad.

Ese es nuestro compromiso, llevar la luz de Jesús.

Leí hace poco, a propósito de este «trabajo misionero», una reflexión de Bernardo Baldeón que deseo compartirla,
Era el 4 de agosto de 1976. El obispo de La Rioja (Argentina), Monseñor Enrique Angelelli volvía a la capital de la provincia después de celebrar el funeral por dos sacerdotes de la diócesis asesinados en El Chamical. En la homilía había tenido la osadía o la libertad evangélica de dar el nombre de los asesinos. Durante el camino de vuelta los militares argentinos lo matan en un aparente accidente de tráfico.

Entró a formar parte de los mártires no reconocidos oficialmente como tales, aunque las pruebas judiciales resultaban evidentes.

Pero algo quedó marcado a fuego y sangre en la historia de la iglesia riojana y argentina y para quien quiera escucharlo.

Con frecuencia Angelelli repetía esta frase: “Todo evangelizador debe estar con un oído en el Evangelio y otros el Corazón del Pueblo”. Los cambios tan acelerados que se dan hoy en la sociedad no se reducen a los ámbitos de la economía, la política, las comunicaciones, la información, las redes sociales o las formas de convivencia. Afectan también a la Iglesia que debe buscar nuevas formas de comunicar la Buena Noticia de Jesús.

Es algo que nos implica de una manera especial a los misioneros. Tuvimos claro durante mucho tiempo que lo importante era bautizar a los paganos para que no se condenaran.

Más tarde pensamos que lo importante era la implantación de la Iglesia: que estuviéramos presentes en todos los rincones de la tierra; descubrimos la diversidad y la riqueza de otros pueblos, culturas y religiones. Había que encarnar el mensaje cristiano en esas realidades. Nos dimos cuenta de que teníamos mucho que aprender de esas realidades distintas.

Nos embarcamos en el camino del diálogo inter-religioso. Pronto nos dimos cuenta de que pocos estaban interesados en él; cada grupo se creía el único dueño de la verdad. Tomamos conciencia de que a pesar de nuestras diversidades todos vivíamos en un mundo profundamente injusto, que pisotea a las personas y eso en ningún caso podía ser aceptado por el «dios» de cualquier religión.

Claro que aquí quedaron al margen los fundamentalismos religiosos de cualquier tipo y color… Tímidamente y con pocos medios empezamos a colaborar en la lucha por el respeto a las personas y a los derechos humanos. Poco a poco vamos gestando la idea de una misión inter-religiosa, donde las distintas creencias, respetando nuestras tradiciones religiosas podamos presentar juntos al mundo a un Dios que está a favor de la persona, sus derechos, su felicidad, su vida plena

Sigue siendo una búsqueda, hay muchas cosas que no tenemos claras; no contamos con muchos apoyos institucionales, pero intentamos mirar hacia el futuro con esperanza y utopía.

Tenemos claro que las religiones no están para amargar la vida de las personas, sino para que la vida diaria de las personas sea más feliz. Es la voluntad del Dios Padre de todos. En tiempos de búsqueda, pienso que una de las «luces» que nos puede orientar son las palabras de Mons. Angelelli selladas con su sangre: “tener un oído en el Evangelio y otro en el Corazón del Pueblo”.

Siempre hay faros en medio de la oscuridad.
Fraternalmente,




_____
Leído en Antena Misionera

8 comentarios:

  1. "Para quienes no ansían sino ver, hay luz bastante; más para quienes tienen opuesta disposición, siempre hay bastante oscuridad". Blaise Pascal
    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  2. Casaldáliga escribió: "El Espíritu ha decidido administrar el octavo sacramento: ¡la voz del Pueblo!. Un abrazo: Joan Josep

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Que el Espíritu Santo nos reuna en la Luz del Amor, de la humildad y el respeto.
    Querido Amigo deseo que tengas una semana de abundantes bendiciones.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  6. Gloria a Dios!
    Un fuerte abrazo en el Señor a tod@s!

    ResponderEliminar
  7. Saludos. Me ha llamado mucho la atenciòn la frase de Mons. Angelelli: “tener un oído en el Evangelio y otro en el Corazón del Pueblo”.

    La comparto y respondo con esta mi oraciòn.

    ORACION MISIONERA
    (A TU SERVICIO PADRE)

    Padre, dèjame abandonarme en tus brazos, gozar de la dulzura de tu Palabra y saborear la miel de tu presencia, en medio de mis noches habitadas.

    Desgastarme quiero, perdiendo mi presencia, abandonando nombre y apellido, regalando mi esperanza a cada abatido y caminando desnudo con tu pueblo.

    No soy màs que poca cosa en tu presencia, pero hallo cobija en tu misericordia, protègeme como a niña de tus ojos y condùceme bienaventurado a tu servicio.

    Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm

    ResponderEliminar
  8. Que importante es tener un buén faro, y una buena Cruz donde apoyarse. Un beso ¡¡¡

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.