22 de mayo de 2010

Fiesta de Pentecostés


¡Paz y bien para todos!

Un año más la Iglesia espera con alegría el regalo más grande que Dios hace a la humanidad con motivo de la Pascua de Cristo: el don del Espíritu Santo. La fiesta de Pentecostés fue instituida por el pueblo judío para celebrar la entrega de la Ley de Dios por medio de Moisés en el monte Sinaí.

Y también nosotros celebramos la entrega de una ley nueva y definitiva que ha sido promulgada por Cristo con su muerte y resurrección: la ley del amor de Dios que se nos da de un modo gratuito por los méritos de nuestro Salvador.

Todo cambia, pues ya no es el hombre el que tiene que hacer un gran esfuerzo personal para agradar a Dios y así obtener por sus propias fuerzas la salvación. Ahora es Dios el que declara al hombre su amor eterno y le pide simplemente que se deje amar. Con esta nueva ley ya no debemos atormentarnos acerca de nuestra relación con el Señor, pues Él ha declarado solemnemente que todos entramos en su corazón, que tan solo hace falta aprender a ser niños pequeños y dejarnos querer por Alguien que desde toda la eternidad pensó en nosotros y decidió darnos la vida para que pudiéramos compartirla con Él.

Este es el gran anuncio que Simón Pedro hace a los judíos el día de Pentecostés y sigue siendo el anuncio que la Santa Iglesia ofrece a todos los hombres. No nos olvidemos de lo esencial de nuestra fe, pues caeríamos en el error de convertirla en pura doctrina o moral si olvidáramos que es el Espíritu Santo, es decir, el amor de Dios hecho Persona, el gran protagonista de la acción del cristiano y en definitiva de la acción de toda la Iglesia.

Basta con que nuestro corazón desee vivamente la llegada de este amor para que se produzca de nuevo el milagro de Pentecostés.

Bendiciones!

2 comentarios:

  1. Gracias por visitar mi lugar y dejar comentario..Bienvenidos!!!!

    El Amor de Dios es maravilloso..Grande es el Amor de Dios!!!
    Dejame sentir el fuego de tu amor...que está en mi corazón Señor...

    Que bello es hacer este camino de la vida...acompañado de Jesús..

    Paz y Amor para todos

    Silvia Cristina

    ResponderEliminar
  2. Por gracia de Dios somos salvos pero la palabra me dice que tengo que ocuparme de MI SALVACIÓN CON TEMOR Y TEMBLOR y eso es todos los días, obedeciendo a Dios AGRADANDOLE SIEMPRE.
    POR QUE DIOS ES AMOR PERO TAMBIEN FUEGO CONSUMIDOR LO DICE LA PALABRA NO YO...

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.