17 de abril de 2013

El matrimonio ¿es una lotería?

Con la paz de Cristo

No sé si con alegría o con pena se va repitiendo por esos mundos de Dios que el matrimonio es una lotería. Se pretende indicar que son muy pocos los matrimonios que han tenido la suerte de acertar.

El matrimonio es una lotería y como en ésta es mínimo el número de los que tienen premio; es una lotería y a la mayoría de los que han jugado al matrimonio no les ha tocado premio, ni aún por aproximación.

Distan mucho de la felicidad, que sería la lotería.

También suele afirmarse que “...¡ fulano se sacó la lotería con una mujer como esa!” y no se quiere reconocer que el matrimonio, más que una lotería o suerte, tiene de elección; y, si es elección, es estudio previo consciente y detenido; elección con proyecciones no sólo momentáneas y con exigencias que perduran.

Elección que se hace con la cabeza y con el corazón, porque es todo el hombre que ama y que por tanto es sabia y cálidamente aceptada y vivida; porque elegir significa comprometer toda nuestra vida.
“Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su mujer, y los dos serán una sola carne.” (Efesios 5, 31)
La máxima felicidad del matrimonio, cosa que los jóvenes ignoraran siempre, es la de envejecer juntos. (Hermann Keyserling)

Benedicat Dominus



1 comentario:

  1. Ciertamente es una elección que se hace consciente con el corazón y la cabeza, pero comprendo perfectamente esa expresión comúnmente utilizada, de que es una lotería o suerte.
    Cuantas parejas han venido a mi correo del apostolado defraudadas por haber descubierto que él o ella, no eran lo que decían ser y ante esa realidad, pueden pensar que se equivocaron en su elección y lo atribuyen a que no tuvieron suerte.
    En fin...hay que conocerse de verdad para dar el paso al matrimonio ye intentar que el amor lo salve.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.