22 de abril de 2013

Cosas de aqui abajo y cosas de arriba


Con la paz de Cristo,

Dice la Biblia que el creyente debe dejar las cosas de aquí abajo y buscar más bien las cosas de arriba.

Cosas de aquí abajo: dinero, erotismo, lujo, maldad, deseo de poder, egoísmo de toda forma, en los individuos y en los grupos.

Cosas de arriba: simplicidad de vida, desinterés, don de si, verdadero amor, alegría, paz, vivir en Dios y por Dios.

Decirse creyente y vivir como todo el mundo pactar con el dinero, la impureza, la deshonestidad, el orgullo, es mentir a Dios, es mentirse a si mismo, a la propia conciencia y es mentir a los demás, que piensan que nosotros somos verdaderos creyentes, porque nos confesamos tales.

Es decir, el creyente no-creyente, el creyente que no vive su fe, es peor y hace más daño a la fe, que el que a si mismo se dice no-creyente.
«Pero recibirán la fuerza del Espíritu Santo que descenderá sobre ustedes, y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra». (Hechos 1, 8)
Por ser creyente debes manifestar al mundo, con tus palabras y con tu testimonio de vida, que Dios es Amor.

No olvidemos ni un solo momento, que debemos ser testigos de Cristo y de su Evangelio.

Benedicat Dominus


1 comentario:

  1. es cierto, aunque en muchas ocasiones es difícil, debemos dar ejemplo con nuestras obras y acciones, y éstas, deben ser indicativo de quienes y lo que somos, y Quién es el que nos mueve. Un abrazo

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.