15 de mayo de 2011

Teologizar el amor

Paz y bien en el Señor Jesús y en su Santísima Madre

Si fuéramos a estudiar la química del amor, deberíamos llegar a conocer los ingredientes que lo constituyen, los elementos que lo forman; porque existe una química sobrenatural, que transforma las cosas de la tierra y las convierte en realidades de cielo.

En María Santísima el elemento principal y predominante que constituyó su amor, fue la presencia de Dios activa en ella, de suerte que aún el amor que tiene a los hombres no es sino una proyección y extensión de su amor a Dios.

Si nosotros amamos a nuestros prójimos solamente por ellos, por su dignidad de personas humanas, nuestro amor, por más digno que sea, no pasa a ser un amor antropológico, mientras que si amamos a los hombres por amor a Dios, en ese caso teologizamos nuestro amor y lo elevamos de algo meramente humano a algo ciertamente divino.

Madre amada, ruega por nosotros, tus hijos, para que nos amemos por amor de Dios

Fraternalmente,



_____
Alfonso Milagros cmf

2 comentarios:

  1. Gracias por este compartir que el Señor ilumine siempre tu caminar y sea un signo vivó de su presencia unidos en oración y un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Un placer volver a leerte.
    Gracias por esta reflexión, si en el prójimo vemos a Dios será por Dios mismo que le amamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.