24 de mayo de 2011

Sin rumbos

Paz y bien en el Señor Jesús y en su Santísima Madre,

"Envía tu luz y tu verdad,
ellas me guíen y me conduzcan
a tu monte santo" (Salmo 43, 3).


Un hombre sin ideas claras es un hombre desorientado, un hombre sin ruta; o al menos es un hombre que sigue una ruta que no termina en meta, sino que sigue caminos y caminos que se chocan y se entrecruzan, pero nunca lo conducen a un fin.

La idea es la madre de la acción; a ideas claras, seguirán acciones definidas y con orientación hacia su objetivo bien conocido y amorosamente buscado.

La idea necesita luz, la luz de la verdad. Dios es la verdad; cuanto más nos alejamos de Dios, más lejos estamos de la luz, más nos circundan las tinieblas del error; y por más esfuerzos que hagamos, más nos enfrascaremos en la oscuridad del error y en la maldad.

Y cuando el hombre camina en el error y la maldad, por más que él crea que se halla en la verdad y en el bien, no deja de dirigirse hacia la catástrofe, tanto más dolorosa y amarga, cuanto menos pensada y esperada por él. Por eso, para llegar a Dios, nada mejor que ir a El y buscarlo con sincero corazón.

Fraternalmente,

Claudio

3 comentarios:

  1. Muitos pensamentos nascem da oração e do pedido a Jesus que nos oriente e nos guie na Sua Luz e Verdade.

    ResponderEliminar
  2. Las palabras de Jesús son claras "Sin Mí no podéis hacer nada" (Jn15,5)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Buena meditación Claudio.Un abrazo.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.