21 de mayo de 2011

Siembra

Paz y bien en el Señor Jesús y en su Santísima Madre,

Siempre es mejor construir que destruir y sembrar es construir para el día de mañana, para recoger más adelante.

Siembra tu fe, para sostener y apoyar a los que vacilan. Siembra tu abnegación y no la reserves solamente para ti. Siembra tu confianza y Dios no te dejará ni los hombres te fallarán. Siembra la sonrisa a tu alrededor; la sonrisa hace bien y te hace bien, la sonrisa disipa nubes y suaviza tiranteces.

Siembra tu dulzura y llegarás a conquistar a los hombres, aun a aquellos que tienden a la violencia o no saben dominarse. Siembra tu amistad, tu gozo y tu entusiasmo en todos aquellos que lo necesitan, pues así llegarás a hacer felices a los demás y ellos te harán feliz a ti.

Siembra tus sacrificios, aun con lágrimas y sin alarde; todo sacrificio requiere una cuota de dolor y de sangre; pero toda sangre es redentora y toda lágrima es purificadora.

Siembra toda tu vida; que toda tu vida sea una verdadera siembra de alegría, de bondad, de paz y de amor; el que siembra luz, recogerá calor; en cambio, el que siembra vientos, recogerá tempestades.

"Todos vosotros sois hijos de la luz e hijos del día. Nosotros no somos de la noche ni de las tinieblas" (1 Tes 5, 5). Como hijo de la luz, debes iluminar a cuantos están cerca de ti; iluminarles, para llevarles al Señor. Que las tinieblas no iluminen, no es extraño; pero que la luz se apague, causa angustia.

Fraternalmente,

Claudio



___
Alfonso Milagro

2 comentarios:

  1. Gracias especialmente por esta entrada de hoy que me lleva a pensar muchas cosas y gracias también por seguir sembrando...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Um pouco de oração e meditação nesta manhã morna e silenciosa.
    Precisamos de construir caminhos de paz para chegarmos até ELE.

    Sorrir será sempre um desses caminhos. Pode haver quem não veja, mas também há quem responda na mesma moeda e sabe muito bem.
    Alivia-nos o stress do dia a dia.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.